lunes, 5 de octubre de 2009

Sir Edward Pakenham


Hablando de la guerra anglo-estadounidense de 1812-1815 me viene a la cabeza el personaje de Sir Edward Michael Pakenham, nacido el 19 de marzo de 1778 y fallecido el 8 de enero de 1815. Su hermana Catherine estaba casada con Wellington, y estuvo a al servicio de su afamado cuñado durante la Guerra Peninsular. En la Batalla de Salamanca alcanzó la gloria al mando de la 3ª División, que se llevó por delante en las alturas del Pico de Miranda a la 7ª División francesa, comandada por el general Thomiéres. En 1814, Pakenham, habiendo alcanzado el rango de major-general, aceptó reemplazar al general Robert Ross como comandante en jefe del ejército británico en Norteamérica, después de que Ross cayera bajo las balas de un francotirador. Se encontraba posando para el retrato que véis junto a esta entrada, y que se conserva en la National Portrait Gallery de Londres, cuando le llegó la orden de ponerse al frente de una expedición en Louisiana. Murió comandando el asedio de la ciudad estadounidense de Nueva Orleáns, defendida por el general Andrew Jackson, el 8 de enero de 1815, es por eso por lo que el retrato quedó inacabado. La muerte se llevó a Pakenham cuando, al encontrarse reuniendo a sus tropas muy cerca de la línea enemiga, la metralla lanzada por la artillería de la plaza le destrozó la rodilla y mató a su caballo. Mientras era auxiliado por su edecán más veterano, el mayor Duncan MacDougall, fue herido de nuevo, esa vez en un brazo. Una vez montado en el caballo de su edecán, otra ráfaga de metralla le alcanzó en la espalda, hiriéndole de muerte. El cadáver de Pakenham fue repratiado a Inglaterra metido en un barril de ron para su conservación. Fue enterrado en el panteón familiar en Killucan (Irlanda) y en la cripta de la catedral de San Pablo en Londres todavía se puede ver una estatua dedicada a este héroe de la Batalla de Salamanca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada