domingo, 22 de noviembre de 2009

La tumba de John Beresford

El teniente John Beresford, del regimiento 88th Connaught Rangers, caído en combate durante el asalto a las murallas de Ciudad Rodrigo, fue enterrado en la localidad portuguesa de Almeida siguiendo las órdenes de su tío, el general William Beresford. Justo enfrente de la Pousada, sobre el adarve, podréis ver su tumba, que permanece allí como uno de los pocos monumentos que nos recuerdan las aventuras y las penurias vividas por hombres de distintas naciones entre los años 1807 y 1813 en la península Ibérica.

En el momento de su muerte, el joven teniente avanzaba junto al general Henry Mackinnon, ambos al frente de los regimientos 45th, 74th y 88th.

La inscripción sobre la lápida reza así:

El teniente John Beresford del regimiento 88º pereció a causa de una mina en la brecha de Ciudad Rodrigo, siendo una de las primeras bajas sufridas en la noche del 19 de enero de 1812 y muriendo a la edad de 21 años.
El marqués de Campo Maior hizo de este modo conmemorar la muerte de un familiar querido.


2 comentarios:

  1. Vive l'Empereur!

    ¡Bienvenido/a lector/a! Esta aventura por recorrer el Mundo de la mano del Emperador Napoleón Bonaparte (1769-1821) nació el 30 de Abril 2009, día en el que además, Napoleón vendió Luisiana a los Estados Unidos por 80 millones de francos.

    http://vivelempereur.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  2. Excelente visión de futuro la demostrada por los militares británicos de aquella época al enterrar a uno de los suyos en Portugal aun habiendo muerto en España. La fotografía atestigua que, casi dos siglos después, los portugueses siguen conservando la tumba de aquel teniente.
    Otra tumba, la de Bowes, todo un general inglés, aliado por lo tanto de los españoles, muerto en el asedio a los fuertes de la ciudad de Salamanca, no ha merecido los mismos honores por parte de España. Conociéndose sólo que se le enterró en Salamanca, no existe hoy ni rastro, ni la menor idea tan siquiera del lugar exacto donde pudo estar ubicada su tumba.

    ¡Menos mal que nos queda Portugal!

    José Marcos.

    ResponderEliminar