martes, 21 de abril de 2009

El niño tambor Louis Reyon


Muchas veces, revisando los libros de difuntos antiguos de las diferentes parroquias salmantinas me he topado con historias realmente conmovedoras. Muchas de éstas me han servido para soportar mejor el dolor al que, a veces, uno debe enfrentarse en la vida y en el lugar del mundo que le ha tocado en suerte. Porque debió ser tanto el dolor en aquellos años entre 1808 y 1814 que solo se me ocurre dar gracias a D-os por haberme dado la vida en este momento de la historia de la humanidad y en un lugar donde, en general, reina la paz. Otros seres humanos no tuvieron tanta suerte en el pasado, ni la tienen en el presente, ni la tendrán lamentablemente en el futuro. Y muchos de esos seres fueron, son y serán niños...

En la ciudad de Salamanca, a 30 de Julio de 1810, yo el Prior Párroco de San Cristóbal, dí sepultura eclesiástica a el cadáver de un Niño llamado Luis Reyon, nacido en Brest, Reyno de Francia. Hijo de Pedro Chauvet y de Justina Livre; miembro del Exército francés y Tambor del Regimiento nº 70, y para que conste lo firmo fecha ut supra.
Licenciado D. Nicolás Cuesta y Urbina.

Con frecuencia, los tambores de los batallones de los ejércitos de la época napoleónica eran niños de apenas nueve años. He incluido una dedicatoria al niño Luis Reyon en un trabajo que será publicado con motivo de la próxima Feria del Libro de Salamanca, ya lo veréis cuando lo presenten e incluya una entrada al respecto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada