lunes, 15 de marzo de 2010

La ensenada de Maceira


Completando la entrada que aparece en el Blog hermano http://wellington1810.blogspot.com/ con el título WHERE IT ALL BEGAN incluyo aquí una de las aguatintas contenidas en el libro Sketches of the Country, Character, Customs... de William Bradford, y del que ya hemos hablado aquí en más de una ocasión. Se representa la ensenada de Maceira (Portugal), uno de los puntos donde desembarcaron las tropas inglesas que habrían de luchar durante casi seis años en la Peninsular War.

Las tropas al mando de Wellington desembarcaron en la Bahía del río Mondego, no muy lejos, como se nos cuenta en el Blog Wellington 1810.

LA ENSENADA DE MACEIRA

La flota que transportaba a las tropas al mando del teniente general Sir Harry Burrard echó el ancla en mar abierto, frente a esta ensenada, el 25 de agosto de 1808.

La única ventaja que parecía ofrecer este paraje como punto de desembarco era su cercanía al campo de Ramulhal, donde la infantería había tomado posiciones tras la acción del día 21. No era especialmente adecuado para fondear, ni los botes podían contar con ningún tipo de protección a la hora de intentar alcanzar la orilla, ya que esta cala, como todas las que hay a lo largo de la costa que se extiende entre las desembocaduras del Duero y el Tajo, está expuesta a los vientos del oeste y al oleaje del Atlántico.

Poco después de que los barcos hicieran su aparición por la línea del horizonte, se enviaron carros en los que cargar los suministros y provisiones. Éstos se mantuvieron dos días a la espera en la playa, puesto que no había manera de hacer llegar un solo bote hasta la orilla. Por fin el tiempo mejoró, el oleaje se calmó y se pudo proceder al desembarco, aunque se llevó a cabo asumiendo grandes riesgos y sufriendo algunas bajas.

El río de Maceira da nombre a esta ensenada y es a través de ella, cuando el caudal corre desbordado por las lluvias invernales, por donde el río se abre paso hasta el océano. En verano el Maceira se convierte en un arroyo apenas visible que, demasiado débil como para atravesar los bancos de grava que la marea ha traído hasta este paraje, termina en una pequeña charca y gradualmente desaparece en la arena.

El lugar habitado más cercano es una aldea por la que pasa la carretera y que está situada a una milla y media del mar, y a la misma distancia de Vimeiro. Esta última población, que está enclavada exactamente al este de la cala, cuenta con un centenar de casas construidas en la ladera de una colina, en una zona parcialmente cultivada, abundante en bosques de pinos y cuyo terreno está cubierto de jaras y mirtos que exhalan una agradable fragancia.

Se refiere a la Batalla de Vimeiro, librada el 21 de agosto de 1808 y que resultó en la primera gran victoria del general Arthur Wellesley, futuro Lord Wellington, sobre los ejércitos napoleónicos en esta ocasión sobre el comandado por el general Junot.




1 comentario:

  1. Gracias Miguel Angel por mostrarnos el grabado del reverendo Bradford. En verdad que la desembocadura del Maceira es un sitio poco apropiado para desembarcar a nadie, visto que la salida de la playa está encajonada entre las colinas que conforman el propio valle del Maceira. Como bien dice el texto no tiene otra explicación que la cercanía a las tropas británicas, que para esa fecha habian dejado ya muy atrás Figueira, y evidentemente, la falta de oposición francesa tras los combates de Rolica y Vimeiro.

    ResponderEliminar