miércoles, 18 de marzo de 2009

Sobre la ingratitud y la falta de visión


El general Ambrosio Spínola (1569-1630), Capitán General de Flandes y comandante del ejército español durante la Guerra de los Ochenta Años, expugnador de Breda, personaje que sacrificó su hacienda y su vida por la corona española, murió lamentándose: "Muero sin honor ni reputación. Me lo quitaron todo, el dinero y el honor. No es éste el pago que merecen cuarenta años de servicios."

Me pregunto si los chicos que pasan por el Bachillerato español llegan alguna vez a oír hablar en sus clases de hombres como Spínola, o de los Tercios de Flandes, o, mirando un par de siglos más allá, de las batallas de Tamames y de Alba de Tormes. Me temo que no, parece que se hace más necesario enseñarles otro tipo de cosas más útiles para sus vidas.

Bien, estamos ya casi en abril de 2009, y el día 18 de octubre se cumplirán doscientos años de la victoria del ejército del Duque del Parque frente a las tropas napoleónicas en Tamames. Por otro lado, el 28 de noviembre sucederá lo mismo con la batalla de Alba de Tormes. Bien cierto es que ésta última terminó en una gran derrota para el ejército español, pero el caso es que la infantería española dio extremas muestras de coraje formando en cuadros y resistiendo lo indecible frente a las cargas de la caballería napoleónica. De hecho, existe un poema publicado en el año 1816 y dedicado a la infantería que combatió en Alba de Tormes cuyo autor es el teniente Ramón Novoa, del Regimiento de Infantería de Línea Monforte. No sé si alguien le interesará que se publique doscientos años después de los acontecimientos que narro. Casi que lo dudo...

Teniendo en cuenta la ingratitud endémica de España y la falta de visión de futuro, me pregunto si, llegado el momento, estos dos hechos se conmemorarán como se debe y, lo que es más importante, si estas conmemoraciones servirán para que estas dos localidades se beneficien por medio del turismo y la cultura. ¿Dejará por fin de conocerse Tamames solamente como ese lugar en el que tomarse un buen cocido? Y, en Alba de Tormes, lugar vinculado a personajes de biografía tan apasionante como Teresa de Jesús y el Duque de Alba, ¿nos harán por fin revivir ese pasado o seguirá siendo todo tan plomizo y aburrido? Resulta muy duro ver como un personaje tan interesante como Fernando Álvarez de Toledo se convierte en algo tan soso gracias una anodina exposición de copias de grabados y de cartelería. Con la de hazañas y aventuras que vivieron en ese tiempo el Duque y España...

No lo olviden, en Tamames y Alba de Tormes hay unas buenas historias que contar y que escuchar. A ver si por fin, doscientos años después...

La ilustración que acompaña esta entrada representa un soldado de infantería española hacia en los años 1808-1809 y es obra de Dionisio Álvarez Cueto, probablemente el mejor ilustrador de tema histórico que haya habido nunca en este país y que falleció el pasado 6 de enero.

3 comentarios:

  1. El “Poema de la Batalla de Alba” escrito por Ramon Novoa, al que hace referencia puede consultarse, desde hace algún tiempo en http://entreeltormesybutarque.blogspot.com donde, entre otras cosas, se recoge una recopilación de distintos artículos y documentos de la francesada relacionados con Alba de Tormes.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias, creo que su Blog me va a resultar de lo más interesante.

    Quedo a su entera disposición.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  3. Hay una maravillosa historia de una guarnición española que abandonó el cerco al que fueron sometidos en el castillo de Alba por los franceses y en pleno invierno fueron a reunirse con el resto de su batallón no se si fue en Galicia atraves de Portugal.
    Felipe Castro.Baracaldo

    ResponderEliminar